El Domicilio fiscal se define como el lugar donde se localiza el obligado tributario en sus relaciones con la Administración.